Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

Un Problema de todos

2 Marzo 2016

Lic. Oscar Díaz

firma@diazgomezabogados.com.mx

Seamos sinceros, como sociedad mexicana tenemos el civismo por el suelo. El civismo evoca una relación constante del ciudadano con la ciudad, pero entiéndase que me refiero a una relación positiva y de correspondencia, no a la relación que actualmente tienen con su municipio la gran mayoría de los mexicanos.

Es cierto que muchos de nuestros gobiernos son ineficientes y corruptos pero no todo lo malo que sucede en el país es culpa de las administraciones públicas, también hay culpa en los malos ciudadanos; hay pequeñas y grandes decisiones que nosotros tomamos cada día y que en su conjunto diariamente definen la personalidad de la nación. Tener civismo es respetar las leyes y los reglamentos, es contribuir al funcionamiento correcto de la sociedad, es una actitud proactiva y constante que pone un ejemplo y que contagia, es algo así como “el deber ser” del ciudadano dentro de la sociedad. No tener civismo por ende es incumplir con la normatividad, es voltear para otro lado cuando algo malo sucede, es callar ante lo equivocado, es tirar la piedra y esconder la mano, es aprovecharse de esa pequeña ventaja o incumplir con el reglamento de tránsito, es tirar basura en la calle, dar mordida a un mal policía o estacionarse en doble fila.

Todos estos pequeños ejemplos son grandes males en los que también nosotros los ciudadanos incurrimos y que son el pan nuestro de cada día.

Les comparto esta reflexión porque de hace unos días para acá ha tomado vuelo en la Ciudad de México un asunto que a manera de escándalo tiene que ver con el civismo, o más bien con la falta de éste, pero en esta ocasión mezclado con las nuevas tecnologías. No se asusten, me explico.

Para los que no están enterados resulta que la era digital y de la tecnología total ya nos alcanzó. Hoy en día lo que sucede en las redes sociales es lo que da de que hablar, así de simples y de trascendentes son. Si algo no está en las redes no existe, no sucedió, pero también viceversa.

Hay muchas redes sociales muy bien posicionadas y que seguramente todos ustedes ya conocen, entre las que por supuesto destacan Facebook y Twitter, pero existen muchas otras que aún no son tan conocidas y que están en periodo de posicionamiento y expansión, cada una con alguna peculiaridad diferente que la hace atractiva y adoptable para todo tipo de fines prácticos, entre ellas encontramos a Periscope, una aplicación que permite compartir videos en tiempo real, lo cual hace que cualquier cosa que se grabe quede registrada y se convierta automáticamente en una escena pública.

Pues dicho eso, les cuento que en la Delegación Miguel Hidalgo de la CDMX existe un funcionario público que ocupa un puesto de nueva creación denominado “City Manager”, que se traduce en lo que pudiéramos entender como un Administrador de la Ciudad. Este cuate entre otras funciones al parecer diariamente sale a recorrer la Delegación y constantemente encuentra infracciones y violaciones ciudadanas cometidas de manera cotidiana y que infringen distintos reglamentos tales como el de tránsito vehicular, el de ruido o el de convivencia,  por nombrar algunos, así como disposiciones comerciales para puestos fijos y ambulantes, entre otras cosas, lo interesante del asunto es que al mismo tiempo que intenta corregirlo y sancionar a los responsables y gandallas está grabando todo en tiempo real a través de una cámara de video que proyecta en vivo una señal que puede ser vista por cualquier interesado, precisamente a través de esta red social llamada Periscope.

Lógicamente muchos de los infractores se ponen altaneros y prepotentes, muy a pesar de no tener la razón y estar infringiendo claramente la ley, sin embargo finalmente al quedar videograbado el incidente todos los que ven el video apoyan al funcionario cumplido que hace lo correcto y sancionan moralmente al mal ciudadano. Claro está que la presión de tener una cámara encima hace su propia chamba.

Existe toda una controversia legal acerca de si el funcionario tiene derecho o no a grabar estas situaciones o debe respetarse y prevalecer el derecho a la privacidad de los ciudadanos exhibidos en los videos. Hay quienes apoyan la medida y hay quienes la rechazan, está claro que legalmente el funcionario no cuenta con una regulación que le permita expresamente realizar dicha actividad y que tampoco las redes sociales están reglamentadas por lo que no se cuenta con un marco que permita la plataforma y el método empleado, sin embargo, como experimento parece muy interesante dado que nos deja ver que una parte importante del problema somos nosotros mismos, y que por ende podemos hacer mucho para contrarrestarlo.

Nosotros lo vemos muy seguido aquí en frontera y quienes tienen visa norteamericana no me dejaran mentir, hay quienes cruzan la garita y automáticamente adoptan el “civismo del viajero”, y yo me pregunto ¿Por qué no lo hacen aquí?, ¿Por qué en el extranjero?

Recuerden esa famosa frase que dice: si no eres parte de la solución eres parte del problema. En fin, lo cierto es que la falta de cultura legal y la falta de civismo es un problema de todos.

A quienes se quieran documentar y divertir les recomiendo visitar el hashtag #vecinogandalla, no se van a arrepentir.

El autor es abogado litigante, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar. Actualmente conduce “Opinión Legal”, programa de televisión de difusión legal, opinión, critica y debate, que se transmite todos los martes de 8 a 9 de la noche por Utv, canal 157.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.