Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

Las cosas como son

8 Junio 2016

Por: Lic. Oscar Díaz*

Varios salieron sorprendidos de estas recientes elecciones, tanto a nivel nacional como local los resultados rompieron los pronósticos. ¿Qué nos dicen los números?

El gran ganador el PAN, el gran perdedor el PRI, esto tanto a nivel nacional como estatal y muy probablemente municipal. El PRD sobrevive vigente gracias a las alianzas conformadas en el resto del país con Acción Nacional, aunque aquí en la entidad todo parece indicar que pasará por la guillotina. Otro ganador de acuerdo con sus propias expectativas es MORENA, que nacionalmente termina de posicionarse y convertirse en la tercera fuerza política de México y que en Tijuana alcanza una muy buena cifra, en gran medida por el solo efecto arrastre de Andrés Manuel, sin demeritar el trabajo de Burgueño, pero ojo, no es que MORENA haya crecido en Tijuana, la gente que voto por esta opción es la que compagina con su dirigente desde hace tiempo atrás, es el mismo nicho de mercado votante que ya tenía AMLO desde que militaba en el PRD. Es el segmento del electorado que se llevó para su casa cuando agarro sus cosas y se fué.

A nivel local otros grandes ganadores son sin duda Julián Leyzaola y el PES, quienes se llevan mención honorifica en su graduación, fue un acierto total el escoger al primero como candidato, más allá de sus negativos y de la críticas que lo han perseguido en relación a la violación de derechos humanos, su personalidad y su presencia reunió a la gente en torno a una causa nada pequeña: acabar con la inseguridad de Tijuana. La población vio en el Teniente Coronel a un tipo que puede resolver las cosas pendientes en la ciudad, sin importarle el hecho de que no obstante ser un experto en el tema de seguridad Leyzaola no contara con una gran plataforma política, ni experiencia o conocimientos para la administración pública municipal integral.

Con Leyzaola hay que esperar a conocer el conteo oficial y dejar que pase el periodo de impugnaciones para ver cuál fue al final su suerte, pero sin duda ya desde hoy podemos decir que fue el caballo negro de esta elección y que prácticamente solo, armado de su trayectoria, nombre y apellido alcanzo lo que con toda su estructura y tradición apenas alcanzaron también los dos partidos que se disputan normalmente solos la contienda. Esto demuestra que cualquiera con los atributos necesarios siempre podrá romper la fórmula.

El futuro del PES es incierto, se antoja complicado poder mantener candidaturas con ese nivel de notoriedad y popularidad en próximas elecciones, en primera porque no hay muchos candidatos así, en segunda porque en el caso de haberlos nada garantiza que quieran competir ni que decidan hacerlo con el PES. La silla queda muy grande. Además, fuera de eso el PES no tiene estructura para pensar en otras cosas.

La gran, gran, gran decepción de la contienda local fue Gastón Luken, quien ni siquiera alcanzo a traducir sus firmas en votos. Ahora ante la estrepitosa derrota revira y dice que la otra idea adicional de su campaña era construir camino al andar, pero la verdad de las cosas es que compitió buscando ganar, y que desgraciadamente no supo cómo aprovechar la coyuntura del momento tan privilegiado que viven los candidatos independientes en México, ahora que no están quemados aún ni tachados de corruptos o ineficaces, ahora que la gente está harta de los partidos en general y que ve a todos los políticos como corruptos, ahora que la gente asocia la independencia con la honestidad; quien sabe si más adelante la percepción hacia los candidatos sin partido sea la misma. Con todo el dineral que le metió a su campaña y que ahora debe lamentar nunca logro despertar a la gente ni alinearla en favor de una causa, es cierto que el abstencionismo sigue siendo un factor importante en la entidad y que el mercado de Gastón se encontraba justo en ese nicho de votantes que regularmente son apáticos para participar, pero ese pretexto del abstencionismo con el que intenta justificar su fracaso y endosarle a los electores de Tijuana su derrota lavándose la culpa resulta incoherente cuando vemos en contraste a un candidato como Leyzaola, quien con una campaña mucho más austera y sin estructura (casi como un independiente verdadero) de la noche a la mañana alcanzo prácticamente los mismos votos que el PRI y el PAN.

Insisto, es cierto que el abstencionismo iba en contra de Luken y en favor del PRIAN, pero es mentira que por ese motivo Gastón no haya logrado su cometido, esa es una falsa apreciación. Gastón perdió porque no gustó.

Son tiempos de reflexión para los partidos grandes, el PAN aún con sus triunfos tiene que seguir haciendo gobierno con la oposición y el PRI a pesar de sus derrotas aún mantiene una presencia importante en todos los niveles de gobierno incluyendo nuestro entorno. Que nadie se engañe, en esta materia no hay triunfos absolutos ni derrotas totales, esto para el PAN apenas significa una nueva oportunidad para demostrarle a la gente que pueden hacer las cosas bien y responderle a su confianza, para el PRI esto es un mensaje muy claro rumbo al 2018: “o cambian o los cambiamos”. Las cosas como son.

*El autor es abogado litigante y analista político, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.