Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

Suscribete al Boletín

NSJP: llegó la hora

22 Junio 2016

Por: Lic. Oscar Díaz*

No hay mañana, el término se venció, preparados o no ya está en marcha el Nuevo Sistema de Justicia Penal en toda la entidad. Muchas ilusiones, pocas garantías.

La media noche del sábado 18 de junio entro en vigor en todo el país este nuevo sistema de impartición de justicia, en algunos Estados y ciudades ya se había implementado con anticipación, otros lugares utilizaron los ocho años dispuestos para tal efecto y llevaron las cosas casi al límite de esa fechapero al final lo concretaron y ya está en operación en todo México.

Una de las últimas ciudades en tenerlo fue Tijuana dado que en BC estratégicamente se prefirió iniciar la implementación comenzando por las ciudades menos ocupadas y menos conflictivas; se empezó en la propia ciudad de Mexicali y después se extendió el modelo a Ensenada, luego a Tecate y por último a Playas de Rosarito y a Tijuana.

Ésta es la prueba de fuego para el nuevo sistema, y más cuando nos damos cuenta que aún con recursos económicos y humanos limitados se echó a andar la maquinaria porque no había de otra, o empezaba o empezaba. Me queda claro que el Poder Judicial del Estado y el Ejecutivo tienen las mejores intenciones, al igual que los nuevos jueces que llegan para ocupar los novedosos cargos, y también comprendo de sobre manera las bondades que teóricamente traerá consigo este gran cambio, sin embargo no solo de pan vive el hombre, y las buenas intenciones no alcanzarán si el sistema no es funcional o deja de traer los beneficios prometidos.

En resumen la cuestión es muy sencilla: el sistema anterior de impartición de justicia penal estaba colapsado, corrompido y obsoleto en todos sus aspectos, por ello el nuevo sistema busca volver una realidad los derechos, principios y valores de todo procesado y de toda víctima, privilegiar y buscar afanosamente la aplicación de una justicia eficaz, pronta y expedita. Dicho eso el nuevo sistema tiene un grandísimo reto enfrente, cumplir con lo prometido, llenar las expectativas. Si promete un juicio pronto que lo cumpla, si promete un juicio justo que lo sea, si promete inmediatez y transparencia con una intervención directa de los jueces involucrados pues que suceda.

Se busca migrar a mejores prácticas de impartición de justicia, no solo a simularlas, y observando la forma en que el NSJP inició operaciones en la ciudad se valdría ser escépticos, sobre todo cuando se designaron a los jueces casi de última hora, cuando no se tienen las salas necesarias y adecuadas para las audiencias, cuando el personal judicial no tiene la experiencia y capacitación en el tema y cuando se da uno cuenta que el método prueba-error se vuelve el medio irremediable para asentarlo.

La inexperiencia en el sistema no debería de cobrarle factura en ningún momento ni a los procesados ni a las víctimas, pero es algo que invariablemente sucederá si no se le da la seriedad necesaria al cambio por parte de los actores involucrados activamente en él. Hay cosas en las que se puede ser laxo, esta no es una de ellas, este es un cambio que exige una excelencia desde el primer día, aun sin la experiencia.

Entre los grandes beneficios de este cambio está el decirle adiós a los “coyotes” –al menos en materia penal-, esos cuates que se dicen abogados y que tienen algún conocimiento general del derecho que usan de pretexto para intentar litigar, ahora las reglas del sistema les impiden la posibilidad de representar procesados. Incluso la otra parte del sistema que obligadamente tiene que estar debidamente preparada son los propios abogados defensores penalistas, quienes se tienen que capacitar de manera adecuada para representar a sus clientes, ya no se vale ser irresponsable y tomar asuntos que no se conocen con el pretexto de conseguir un cliente y después estudiar su caso, ahora este nuevo sistema exige destrezas de oralidad y de conocimientos que difícilmente se podrían improvisar cómodamente desde un escritorio.

Vamos dándole todo el apoyo necesario a este nuevo paradigma, sabemos que requiere tiempo de maduración, pero hay que exigir en todo momento el profesionalismo necesario para que la novedad no se convierta en un pretexto para la ineficacia. Especial cuidado debemos de poner en los cuerpos policiacos que ahora también serán protagonistas en los procesos, ahí está el eslabón más débil en la cadena de la nueva justicia penal, nunca podríamos aspirar a una justicia de primer mundo si no preparamos adecuadamente a quienes recabaran la evidencia y las pruebas, es básico.

Con el tiempo iremos viendo los resultados, por lo pronto a trabajar y a demostrar porque llego la hora.

 

*El autor es abogado litigante y analista político, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar. Actualmente conduce “Opinión Legal”, programa de televisión de difusión legal y de opinión que se transmite todos los martes de 8 a 9 de la noche por Utv, canal 157.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.