Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

Política que simula justicia

26 Octubre 2016

Por: Lic. Oscar Díaz*

Es ilusorio y casi imposible lograr una verdadera justicia cuando los acusados son políticos de alto nivel, gobernantes acaudalados gracias al erario público, tipos con poder en virtud de sus relaciones y de sus corruptos secretos compartidos con más gente en el poder, y cuando finalmente parece que sucede no siempre es lo que parece.

Desde hace días en todos los medios nacionales y en algunos extranjeros se ha destacado la noticia de los “Gobernadores prófugos”, el ex gobernador de Sonora Guillermo Padres y el Gobernador con licencia de Veracruz Javier Duarte, dos claros ejemplos de los abusos groseros que muchos funcionarios hacen en el cargo. Estos dos ahora perseguidos son quienes constituyen el escándalo de moda en la política nacional, pero están lejos de ser los únicos.

Por las posturas paulatinas que el PRI y el PAN fueron exhibiendo desde que estos dos personajes lideraban sus gobiernos en relación a las acusaciones en su contra se puede ver claramente como han ido adaptando su discurso a las circunstancias que más les convengan según sea el caso, en un principio ambos partidos soslayaban la responsabilidad de dichos gobernadores en actos de corrupción, minimizaban las críticas o las ignoraban, ahora el discurso a cambiado gracias a la opinión pública y a los roces que de las últimas elecciones en ambos Estados se dieron los candidatos contendientes. Los abusos de ambos se utilizaron como una promesa de justicia en campaña por la competencia política y ahora esas promesas necesitan ser cumplidas para legitimar la llegada al poder del nuevo Gobernador de cada Estado, apalancando un rumbo claro hacia el 2018.

En política todo juega y no podemos creer ni por un segundo que lo que está pasando con estos gobernadores y las posturas de sus partidos son un punto y aparte en relación a la próxima elección presidencial; ambos partidos se están curando en salud, tal vez uno empujado por el otro, pero está claro que antes ninguno veía la viga en el ojo propio sino la paja en el ajeno, y ahora los golpes de pecho y los actos de contribución están a la orden del día.

Si eso fuera cierto ambos partidos al mismo tiempo estuvieran exigiendo públicamente la investigación de un sin número de funcionarios más emanados de sus filas, ejemplos hay por montones, pero resulta que no es necesario barrer la casa -tampoco es para tanto-, basta por lo pronto con estos dos claros ejemplos para enviar el mensaje de autoridad moral que se está buscando.

Las circunstancias actuales convirtieron a estos personajes en lastres momentáneos para sus partidos, a pesar de ser poderosos no lo son más que las ambiciones de los que quieren encumbrarse y para eso necesitan dar un golpe de timón sin pagar facturas ajenas. Los poderosos de ayer aunque en verdad sean delincuentes serán alcanzados por la justicia no por convicción ni por congruencia, sino por conveniencia electoral, el PRI necesita preparar un discurso defensivo que legitime a su procuración de justicia en el 2018 ante los ataques de la competencia y el PAN necesita potenciar la ventaja obtenida en las pasadas elecciones, esas que lo hagan percibir como consistente y eficaz a partir de la llegada de Ricardo Anaya a su presidencia nacional.

Que les retiren la militancia no le sirve para nada a la población, solo le sirve a los partidos para mejorar su imagen, por que en nada garantiza que las relaciones se pierdan y que los apoyos de facto o los tráficos de influencias no sucedan.

Lo que parece justicia e involucra a la política no siempre lo es, y cuando sucede hay que preguntarse quién está sacando ventaja de ello porque la miel con el dedo está a la orden del día.

*El autor es analista político y abogado litigante, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar.

firma@diazgomezabogados.com.mx

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.