Opinión Legal

Opinión Legal

Lic. Oscar Díaz

Suscribete al Boletín

¿ESTA FALLANDO EL SISTEMA PENAL?

19 Mayo 2017
Mucho se ha criticado al Nuevo Sistema de Justicia Penal desde su entrada en vigor, tras pasar de un sistema tradicional inquisidor, corrupto y obsoleto, a uno nuevo oral, transparente, metódico y científico, pero al fin y al cabo nuevo, al menos en nuestro país por que en otros existe desde hace muchos años, y en virtud de ello a dicho sistema y al cambio se le han atribuido toda clase de negativos enfocados a su diseño, en unas ocasiones sin conocerlo siquiera, y en otras, olvidando que al final el sistema esta implementado por hombres.
 
Entre otras cosas se le atribuye parte de la culpa de la violencia en la entidad o en el país incluso, y sobre todo la libertad o excarcelación de varios presuntos delincuentes que deberían estar en la cárcel como consecuencia de su conducta; para muchos este nuevo sistema es blando y protector de estos últimos más que de las víctimas.
 
Al respecto habría que decir que el cambio en efecto radical solo ha sucedido sobre el diseño del proceso penal, es decir, sobre las reglas del juego, no sobre el Código Penal en sí mismo ni sobre los delitos en su caso, de tal suerte que a grandes rasgos, continua siendo el Ministerio Publico o el Fiscal el acusador en los procesos penales en México, y el mismo continua también siendo el obligado a probar la culpabilidad de los imputados, solo que ante un nuevo sistema que identifica con mayor claridad el ejercicio de una acción penal defectuosa, viciada o con falta de pruebas. Bajo esa tesitura, son más notorios los errores cometidos por los policías en las detenciones, o los cometidos sobre la cadena de custodia de las evidencias, o los diversos cometidos por los fiscales en la correcta integración de los expedientes, y debido a ello, los jueces en muchas ocasiones deben por ley hacer que se respeten las reglas de juego, es decir, el debido proceso, lo cual en ocasiones en efecto implicara la libertad de un imputado o su no vinculación al proceso, y esto no significará corrupción, sino ineficiencia, misma que no se atribuiría al Juez, sino a los que no hicieron bien su trabajo previamente.
 
En efecto esto tampoco significa que el poder judicial esté ausente de corrupción, y es muy probable que existan aspectos que puedan mejorarse del nuevo sistema, pero, reducir el análisis del NSJP a esos calificativos negativos solo habla de la poca comprensión del cambio, de la falta de conocimiento sobre lo que estriba y de la ignorancia del contexto temporal, histórico, situacional y geográfico en que ha sucedido; factores que influyen en la interpretación que se pueda tener sobre él, y que normalmente no son tomados en cuenta para emitir opiniones cotidianas. 
 
El otro problema es que esta falsa percepción de ineficiencia sobre el Nuevo Sistema de Justicia Penal crece cuando Gobernadores y Fiscales chantajean públicamente al Poder Judicial para que haga su trabajo, alegando que ellos detienen a los criminales y los jueces los dejan libres, curándose en salud frente a la sociedad, cuando en realidad es bien sabido por ellos que los jueces no pueden procesar a nadie pisoteando el debido proceso o los derechos humanos de un inculpado, ni deben dejar pasar las omisiones o los errores cometidos por la policía o los Fiscales, aunque les pese, hacer bien su trabajo es su responsabilidad, no la de los jueces, que solo se dedican a juzgar sobre lo que les ponen enfrente. 
 
El autor es abogado litigante y analista político, titular de la Firma Legal DIAZ GOMEZ ABOGADOS, egresado de la UABC, con Maestría en Derecho Constitucional y con Especialidad en Derecho Civil, Mercantil y Familiar. 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.