tiempo: 0.0344
uso de memoria: 4.74MB
CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)

Lleva José Luis Arévalo al lector "Por los vientos de la guerra"

Lleva José Luis Arévalo al lector

Jueves 08 de Marzo , 10:00 por Notimex

Suscribete al Boletín

Los recuerdos de ambientes colmados de sangre, muerte y devastación que dejan los conflictos bélicos, son narrados, a manera de catarsis, por el periodista mexicano José Luis Arévalo en su libro “Por los vientos de la guerra”.

Con una prosa ágil y vivaz, Arévalo ofrece relatos de vivencias y convivencias para “contar cómo va un periodista mexicano a lugares lejanos para cubrir conflictos armados; cómo llegas, cómo te mueves, qué comes, con quién estás, cómo es esta relación entre corresponsales y qué sientes cuando matan a un amigo”.

En entrevista con Notimex, el corresponsal de guerra señaló que con este libro rinde tributo aquellos colegas que han perdido la vida en la campo de batalla y los que día a día cruzan escombros, cadáveres y balas en busca de informar a la sociedad de los estragos de las guerras.

En siete años, Arévalo ha reportado para los televidentes desde la guerra de Kosovo, antigua Yugoslavia; Afganistán, Israel, Palestina, Irak y Líbano, lugares de los que tiene recuerdos claros de los que parte esta publicación.

“No he dejado de recordar esos momentos, e incluso lo cuento en el libro; hay algo que nunca se te va que es el olor a muerte, es algo que te va a perseguir siempre que llegues un lugar en conflicto”, expresó.

El corresponsal de guerra aseguró que al no tener una bitácora en la que haya registrado sus anécdotas, el libro está basado en diversas entrevistas que le han realizado y que sirvieron de apoyo para dar forma a este trabajo, pues “te ayudan a recordar que es lo que sentiste cuando viste un hombre sin piernas”.

Varios capítulos llevan por título “aventis”, palabra que definió como una forma oral que utilizan los niños catalanes para entretenerse; “narraciones con tintes de realidad y fantasía”, lo que no significa, aclaró, que las historias no sean reales.

Los “aventis” relajan la complejidad del tema bélico; las historias están basadas en la realidad pero tienen un toque de charla, están narradas como una suerte de cuentos basados en hechos reales, explicó.

A lo largo de 162 páginas el autor menciona que estas experiencias colmadas de violencia lo ayudaron a descubrir sus límites, “he ido aprendiendo que el miedo te va mostrando hasta dónde eres capaz de llegar y te hace reaccionar; sé que puedo estar cuatro días comiendo solo galletas y una lata de atún, por ejemplo”.

Arévalo confesó ser un adicto a la guerra, como en algún momento lo fue Arturo Pérez-Reverte y recordó que en su último encuentro con el periodista español, en 2009, le dijo que para poder dejar las guerras debería encontrar una actividad que despertara esa misma pasión, aunque “yo todavía no encuentro otra droga”.

Para el autor, compartir estas historias, que de manera amable presentan al lector una realidad desgarradora, ha representado una manera de sacar demonios y compartir vivencias y lecciones de vida.

“La muerte te enseña también a poder vivir mejor; ves a un hombre que perdió las piernas y te cuenta que quiere sacar adelante a su familia, en ese momento piensas: estoy completo, tengo que salir adelante y aprender de estas malas experiencias”, apuntó.

Aseguró ser un apasionado que disfruta su trabajo, y que estas vivencias cercanas a la muerte lo han llevado a ser un mejor ser humano que disfruta cada día como si fuera el último.

“No tengo todo lo que quiero, pero quiero todo lo que tengo; es verdad, quisiera ser mi millonario, pero no lo soy y soy feliz con lo tengo, porque sé que hay gente que no tiene ni la mitad de ello”, expresó.

El título “Por los vientos de la guerra” está relacionado con la metáfora que le compartió el periodista mexicano Jacobo Zabludovsky: el periodismo es dejarse llevar como un velero en el mar, así que con el tiempo, me he dejado llevar y la experiencia me ha permitido de aprender mucho.

Finalmente, el autor adelantó que espera publicar un libro más a finales de año, con el mismo formato, en el que narrará sus vivencias en el terremoto de Haití y la guerra de Libia.

  en Twitter, hazte fan en Facebook