tiempo: 0.0197
uso de memoria: 4.73MB
CCBot/2.0 (http://commoncrawl.org/faq/)

Persisten quejas de migrantes en su día internacional

Persisten quejas de migrantes en su día internacional

Martes 18 de Diciembre , 19:15 por Uniradio Informa

Suscribete al Boletín

TIJUANA.- Al conmemorarse una vez más el día internacional del migrante, en Tijuana los centenares de personas que deambulan por las calles después de ser repatriados, siguen siendo las mismas víctimas del hostigamiento policiaco, pues aunque son mexicanos viven sin techo y en espera de volver a pasar una navidad con sus familias, aferrados al sueño americano.

Y es que mientras la mayoría de las familias tijuanenses afinan los últimos preparativos para la cena de navidad, los migrantes en su día se mantienen en los lugares de siempre, aunque a la expectativa ante la policía municipal que ni siquiera les permite mantenerse sentados en un lugar, como lo relató Guillermo un joven procedente de Guerrero que vivió 10 años en Estados Unidos y hoy trata de regresar junto a sus esposa e hijos.

“Tristeza porque como todos a nosotros nos deportaron y aquí estamos pidiendo que nos echen la mano, ayudándonos unos con el otro como se pueda, estamos en unos matorrales intentando cruzar el cerro porque allá esta mi familia, mi esposa, mis hijos, mis hermanos y yo aquí de verdad no puedo andar aquí porque la policía nos levantan y nos encierran por no traer ID, si estoy aquí sentado, viene la policía y me levanta, dice que tengo que caminar y yo no veo ningún letrero que diga que no puedes  estar aquí sentado”, resaltó.

José de Guadalajara también vivió años en Estados Unidos y hoy lleva 8 meses en Tijuana viviendo junto a los migrantes, ya que después de haber sido deportado  regreso a su ciudad de origen, pero al no encontrar trabajo, volvió a Tijuana pensando que hay más oportunidades laborales en esta ciudad, cosa que no le ha ocurrido

“Si mes esperan, pero yo en dos años de deportado, no pude ver allá nada de trabajo, y aquí el dinero que gana uno aquí no rinde, no luce, yo soy panadero y quieren pagarle a uno cualquier cosa por mi trabajo y yo no lo voy a regalar, yo no espero nada sólo le pido a Dios que me dé un trabajo, sólo me siento a descansar un rato que ando camine y camine”, comentó.

En el comedor del Padre Chava los migrantes acudieron y encontraron el apoyo de siempre, sin embargo cada uno de ellos tiene su propia historia, como la de Roberto Pérez de Chiapas, quien a pesar de que durante 20 años envió dinero a su familia, hoy lleva dos años en Tijuana siendo voluntario en este lugar, tratando de recabar recursos para regresar a Estados Unidos porque afirmó que ahí le quedaron debiendo dinero.

“La verdad necesito regresarme para atrás porque yo tenía mi propio trabajo y me quedaron debiendo un dinero y por eso me quiero regresar a  mi tierra y estoy aquí de voluntario”, indicó.

Es así como de una u otra forma, los migrantes en su día viven aferrados al mismo sueño, victimas del mismo hostigamiento, despreciados por la misma sociedad y abandonados por las mismas autoridades que pintan a Baja California como la sede de las oportunidades.

  en Twitter, hazte fan en Facebook